Seguidores

Google+ Followers

La caja en blanco

miércoles, 22 de marzo de 2017

Hussif

¿Y qué es un hussif, os preguntaréis como me pregunté yo un día? Actualmente es una palabra en desuso en inglés, pero en su día significaba algo así como "ama de casa de bolsillo". Y según páginas históricas y sesudas, el hussif o huswif era un objeto que se utilizaba en la época de la Regencia inglesa, allá por mediados del siglo XVIII, y fue muy popular tanto para mujeres como para hombres. En su origen era lo que actualmente conocemos como "costurero de viaje" o de bolsillo, pero en aquel entonces se hacía a mano, con cualquier tipo de material y de cualquier tamaño que le pareciera bien a su creador/a.


Era una tira de tela fuerte, frecuentemente lino, pero también algodón o brocado de seda (siempre han habido clases), que tenía cosidos bolsillos también de tela donde se ponían los accesorios de costura; por último el borde solía ir rematado con un biés. El conjunto se cerraba enrollándose sobre sí mismo y luego se ataba para asegurar el cierre.



Lo que me parece más curioso de la historia del hussif es que era un artículo muy utilizado por los soldados y en general por los hombres que vivían largo tiempo fuera de casa, como pescadores, que lo llevaban en su equipaje para poderse remendar la ropa, y para entretenerse cosiendo o bordando. Llevaban agujas, alfileres, dedal, botones de repuesto, diversos hilos enrollados en una maderita o cartón, y unas tijeras o cuchillo de bolsillo. Podían estar hechos a propósito para ellos, con telas más bastas; o presentar estampados, iniciales y poemas u oraciones bordados como recordatorio de quién les esperaba amorosamente en casa. Y además siguieron formando parte de los equipajes de los soldados del Imperio de su Majestad hasta bien entrados los años 60 del siglo XX.

También las mujeres hacían hussifs para ellas mismas, en tal caso eran más completos (y supongo que más decorados) que los de los hombres. Eran una buena forma de mantener bien guardados los accesorios de costura, caros de comprar y reemplazar en las zonas rurales. Las mujeres aristócratas también los tenían, más de uno por supuesto (algunos simplemente decorativos, que hacían combinar con sus vestidos y utilizaban hasta para salir al teatro – me pregunto qué tendrían que coser allí), y con accesorios de materiales nobles como encajes, seda o nácar.




Podéis ver algunos preciosos en estos enlaces, así como ilustraros un poco más sobre este tema: 
https://hands-across-the-sea-samplers.com/the-soldiers-hussif/ (de donde proceden las fotos que os he puesto).
Evidentemente, ¿cómo resistirse a tener un hussif propio?. Y más después de ver este detalladísimo tutorial de Jenny of ElefantzDe manera que según lo vi, dejé todas mis otras labores aparcadas y me puse a hacerlo a la velocidad que ella propone (5 días). Casi todo lo hice a mano, excepto poner el biés, y estoy totalmente enamorada de él. ¿Qué os parece? ¡Yo lo adorooooo!

hussif, huswif, costura, couture, sewing

hussif, huswif, costura, couture, sewing

hussif, huswif, costura, couture, sewing

hussif, huswif, costura, couture, sewing

hussif, huswif, costura, couture, sewing

hussif, huswif, costura, couture, sewing

hussif, huswif, costura, couture, sewing

hussif, huswif, costura, couture, sewing

hussif, huswif, costura, couture, sewing

hussif, huswif, costura, couture, sewing

hussif, huswif, costura, couture, sewing

9 comentarios:

  1. Que bonito costurero de viaje... No conocía esa historia..Muchas gracias por explicarlo tan bien.. A disfrutar de esa preciosidad que te acabas de hacer. Besos

    ResponderEliminar
  2. Te ha quedado muy bonito!.
    Gracias por contarnos la historia de hussif .Bss

    ResponderEliminar
  3. Es precioso, me encantan los detalles que has incluido!!
    Los detalles de las flores,tan bonitos!!!
    Que curiosa la historia de estos pequeños costureros, gracias por compartirla.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Sonia, te puedo asegurar que he visto el post al menos 3 veces, cuando terminaba de mirar las fotos, volvía arriba para seguir disfrutando de este preciosísimo trabajo!!! No me extraña que estés enamorada de él, además de orgullosa, qué delicia de telas y cada detalle está realizado con un gusto exquisito como siempre, me ha requeteencantado!!
    Un besazo guapa!

    ResponderEliminar
  5. Romántico y muy práctico. Yo también me hice uno hace tiempo. Gracias por el trocito de historia, no tenía ni idea.
    besos

    ResponderEliminar
  6. Hola, creo que no conocía tu blog, pero ya que he llegado hasta aquí me he quedado leyendo esta historia tan original y mirando estas labores tan bonitas. Desde luego tu costurero lo has bordado!! no le falta detalle, está completito y las telitas son preciosas.
    Te felicito, ahora voy a verte con tranquilidad.
    Feliz semana.

    ResponderEliminar
  7. Te ha quedado precioso tu costurero.
    No conocía la historia.
    Besitos guapa

    ResponderEliminar
  8. Una sorpresa tu blog. Me encanta el post. El costurero muy bonito. Gracias por compartir esta historia. Kss.

    ResponderEliminar